DB's Blog

Los agentes del destino

Posted on: abril 11, 2011

¿Algunas veces se han preguntado el por qué ciertas cosas nos pasan antes y no después o viceversa? Por ejemplo, si no encuentras algo que estabas buscando y semanas después sí lo encuentras pero ahora ya no lo necesitas; o como cuando tenías planeado ir a un lugar y por alguna extraña razón ya no vas y después en ese otro lugar al que finalmente fuiste te la pasaste increíble o conociste a alguien o te topaste con algo que necesitabas…

Siempre me he preguntado por qué nos ocurren esas cosas, ¿por qué ahora y no antes? o ¿por qué sucedió antes y no después? ¿por qué conocemos a alguien después y no antes? Los enamorados decimos: ¿por qué no habías llegado antes a mi vida? La respuesta no la sabemos, pero me conformo con pensar en que así tenía que ser.

Mucho se ha pensado y escrito sobre el destino; el destino de las personas, del hombre, de las cosas, para qué venimos a este mundo, etc. Habrá gente que no crea en el destino y que piense fielmente que no lo hay sino que uno lo va construyendo día a día con sus actos. Recordemos la frase:

Tú eres el arquitecto de tu propio destino.

En cambio, otras personas creen que nuestro destino ya está escrito, como si fuera un libro –nuestra vida- donde estamos determinados a hacer tal cosa o estar con tal persona en tal momento, etc., y que los eventos en nuestra vida se van dando para que eso suceda, como si nuestra vida estuviera sujeta a una voluntad suprema y ajena a nosotros, y que lo que nos sucede es porque “alguien” o “algo” así lo tenía planeado. Esta es la idea central de la película Los Agentes del Destino (The Adjustment Bureau) protagonizada por Matt Damon y Emily Blunt, en la que una especie de servicio secreto se encarga de controlar y ajustar la vida del personaje principal para impedir que finalmente se encuentre con la chica que no estaba “planeado” que apareciera en su vida. Él lucha y hace todo por estar con ella a pesar de las consecuencias.

¿Qué pasaría si aceptáramos todo lo que viene en nuestra vida y no hiciéramos nada por cambiarlo? Dicen que la vida es un constante elegir, elegir cómo vestirte, elegir amigos, elegir comida, elegir una carrera, elegir una butaca en el cine, elegir ir o no ir, elegir una pareja, elegir un trabajo, elegir, elegir, elegir… a esto se llama libre alberdrío. Sin embargo hay cosas que no puedes elegir, por ejemplo, la familia en la que naces, el país en que naces, una enfermedad –no creo que nadie diga “hoy me quiero enfermar de gripe y no de paperas”- , tu color de piel (bueno, a menos que seas Michael Jackson y aún así él hizo una elección y cambió) o simplemente el toparte con alguien en un pasillo, en una esquina, en tu lugar de trabajo, en el supermercado, para que llegue y cambie tu vida. 

Los seres humanos a diferencia de los animales tenemos una enorme ventaja: el libre albedrío. Según, tenemos la entera voluntad de hacer lo que queremos hacer, de estar donde queremos estar y con quien queremos estar. Podemos elegir hacer o no, podemos elegir levantarnos o no pero ¿qué pasaría si un día decidiéramos no elegir?  Al menos esto es ya una elección –¡qué paradoja!- Alguien ayer me dijo muy sabiamente que:

No hay elecciones malas, simplemente consecuencias de tus actos.

Si un día no decidiéramos elegir, la vida elegiría por ti, y las consecuencias vienen a raíz de ello. Elegir o no elegir, todo trae una consecuencia. Por ejemplo, en el auto elijes no ponerte el cinturón de seguridad, consecuencia: infracción o un accidente mortal; elijes ponerte el cinturón, consecuencia: no infracción, salvas tu vida. Pero imaginemos otro escenario de la misma situación: elijes ponerte el cinturón de seguridad y un conductor descuidado choca tu auto o se pasa el alto del semáforo y sucede un accidente mortal ¿Qué pasó? Hiciste una elección que salvaguardaba tu vida al ponerte el cinturón, pero aún y con ello, las consecuencias fueron terribles. ¿Por qué sucedió? Son hechos que no se explican, unos les llaman suerte, otros piensan que son “los agentes del destino”, o que es en consecuencia a una serie de probabilidades como estar en el lugar equivocada a la hora incorrecta o tal vez no, porque ese accidente, a menos de ser mortal, tenía que suceder para que no se desarrollara otro evento peor que te pudiera haber afectado mucho más; los escatológicos dirán que eso sucedió porque tienes pensamientos incorrectos y los muy lógicos dirán que eso sucedió porque no te fijaste que alguien se había pasado la luz roja. Lo que les quiero decir es que las cosas “curiosas” o “raras” que nos pasan día a día y no nos explicamos por qué razón o por qué a mí, pudieran tener cierta intención para que en nuestro futuro estemos mejor. Este ejemplo fue algo trágico, pero pensemos que a raíz de ese accidente que no estuvo en nuestras manos controlar, nos sucede que conocemos a alguien que nos va ayudar o que nuestra situación cambia para tomar un respiro y tener mayor conciencia y aprecio por nuestra vida, por muchas cosas que tienen sentido en el momento en que nos pasan pero que no lo sabremos hasta que suceden.

En mi opinión, todo tiene una razón de ser y nada es casualidad. Todo pasa por algo y porque así tenía que ser. Sin embargo, en las cosas que podemos elegir, siempre tenemos la opción de tener consecuencias afortunadas o no, y para ello primero tenemos que definir qué queremos y si estamos convencidos de ello, hacer todo lo posible para que suceda, ya que es la única ventaja que tenemos para escribir en el libro de nuestra propia vida.

 

La vida es una serie de hechos. Todos sucedieron siguiendo un plan. Si creen en el derecho de escoger, si creen en las alternativas, luchen por ellas.

“Fight for your fate.”  (The Adjustment Bureau)

0065agentes

http://www.theadjustmentbureau.com

Anuncios

2 comentarios to "Los agentes del destino"

me mejo marcando ocupado la pelicula… en especial el concepto que hay personas o hechos que insisten en cruzarse en tu camino, incluso años después.

Hola Harald,

Cierto, pero así sucede. Muchas veces el facctor tiempo influye muchísimo, porque a lo mejor, todavía no es el momento adecuado para estar con esa persona y resulta que después sucede. Lo tengo por experiencia, definitivamente nada pasa por casualidad.

Saludos.

DB

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

MIS PALABRAS EN …

DB

Este blog tiene como mero propósito expresar mi opinión sobre temas que son de mi interés, mismos que van desde la política, la ciencia, los deportes, las artes, la pareja, los sentimientos, hasta las cosas más superficiales como la moda, programas de TV y la astrología. En fin cualquier tema en donde me vea involucrada y que necesite una reflexión sobre el mismo. Trato esta ”necesidad” como algo imprescindible en la vida del ser humano, que siendo un ente social no podemos quedarnos aislados sino que forzosamente interactuamos, no importando las distancias, las soledades, los idiomas, las ideologías, las culturas, las fronteras, no importando si estamos en una isla desértica o en el país más pobre, todo gracias a Internet.

¿QUÉ ESTOY PENSANDO AHORA?

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 215 seguidores

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: