DB's Blog

Posts Tagged ‘Casualidad

Cuando nos sucede algo bueno o desagradable, la gente suele  pensar que es “suerte”.  Si bien es cierto que hay eventos que nos acontecen por nuestra causa, también es cierto que nada pasa por casualidad. La suerte no existe. No creo que por “suerte” nos toque vivir determinada situación, eso dejémoselo a los juegos de azar pues en la vida, en mi opinión, la “suerte” se traduce en “casualidades”, y como las “casualidades” no existen, se queda así.

La casualidad simplemente es un evento donde se conjugan diferentes aspectos, como tiempo, espacio y personas; justamente como si éstos tres se combinaran para hacerlo surgir: un evento, un momento, una conversación, una propuesta, una discusión, etc.,  como si fueran los engranes de  una máquina que exactamente provocan que algo suceda. Es por ello, que deben ubicarse el lugar adecuado, el tiempo correcto y las personas para que tal suceso tenga efecto, de otra manera no pasaría.  Así de simple y de complejo resultan las “casualidades” de nuestra vida, que en mi experiencia prefiero llamarles “coincidencias”, porque repito, nada es casualidad.

Hay veces que pensamos tanto en algo o en alguien, o que deseamos con todas nuestras fuerzas que tal cosa suceda, como una llamada, un trabajo, un proyecto, que aparezca una persona, etc., que ese tipo de energía proveniente de nuestros pensamientos llegan a econtrarse con otras energías para crear sinergia y hacer que las cosas sucedan. Esto aunado a un poco de voluntad, pues ya tenemos la fórmula para ello: tiempo adecuado+espacio correcto+personas correctas+deseo+voluntad = evento satisfactorio. Y por el contrario, cuando los eventos hacen sinergia con elementos erróneos, pues tenemos como resultado “malos ratos”, que para este efecto también prefiero llamarle oportunida de aprendizaje, en lugar de “errores”.

Me sucedió una vez algo “curioso”  con mi primer trabajo, que ahora lo entiendo de otra manera: algo que tenía que suceder, que me tenía que pasar justamente a mí y a nadie más, porque soy la persona indicada para estar en este espacio, en este tiempo, en este lugar y con las personas que estoy; para mi crecimiento, para mi aprendizaje y el de la gente que me rodea.  Cuando salí de la universidad y me dediqué a solicitar empleo, debo confesar que mi primera contratación fue bastante modesta, con un sueldo que honestamente no cubría mis expectativas pero que acepté porque no contaba aún con experiencia laboral. En este primer trabajo, me encontré algunas veces con uno de los choferes de la empresa y en gesto de cordialidad siempre había un saludo normal. En el mes que estuve en esta empresa, vi al chofer como unas siete veces, hasta que lo dejé de ver y me enteré por ahí que ya había cambiado de trabajo. Sin más cuestionamiento, mis tareas en esa empresa continuaron pero yo sabía que lo que hacía no era para mí y que más que nada lo había aceptado por necesidad pero en cuanto tuviera la oportunidad yo iba a buscar otro tipo de empleo. No obstante, siempre mantenía mi anhelo en encontrar algo mejor y lo escribí al inicio de 2008, deseando con todas mis fuerzas un trabajo donde fuera alguien importante y pudiera desarrollarme y tuviera un mejor sueldo, el doble que lo que tenía anteriormente. Entonces, por un conocido del ex-chofer de mi empresa en ese tiempo, supe que su actual jefe buscaba una asistente y entre las compañeras que éramos bilingües o trilingües yo fui la única de decidí tomar el correo electrónico de este señor para enviarle mi CV. Fue así cómo me hablaron para concertar una entrevista, y en una salida que tuve que hacer,  me escapé para poder atender este primer acercamiento con mi actual jefe. Después de una hora y media que estuvimos platicando, pienso que le pude agradar y me quedé con el empleo, justo como  yo lo quería: en un lugar lindo y con el doble de sueldo, donde sólo dependiera de una persona (un sólo jefe),  y donde me sintiera importante. ¿Casualidad? No. Sin embargo, pienso que antes de estar en un lugar mejor, tuve que estar en un lugar que no quería (mi antiguo empleo); tuve que tener la iniciativa de ser la única que anotó ese día de enero el mail y que tuve la voluntad de enviar mi CV. ¿Lo busqué? no lo sé.  Lo que sí sé, es que con un poco de voluntad y deseo se propiciaron las circunstancias para que yo esté mejor. Así tenían que pasar las cosas, sin más.

Por eso nunca hay que dejar de creer en lo que uno quiere para su vida, porque nunca sabes cuándo surgirá la oportunidad en que esos elementos se conjuguen para hacer que te pase lo que tú tanto deseas. Y siempre hay que estar atento, estar conciente de que la vida nos presenta, de una manera u otra, una  puerta, ciertas personas, un camino, o un tren por el cual tenemos que pasar. No obstante, hay veces que nos pasamos la vida preocupándonos cuándo llegaran estas señales y en esta preocupación no las vemos, y sin querer, las dejamos ir. 

Si algo o alguien viene a nuestra vida es porque en ese momento debemos vivir esa experiencia, para bien o para mal, no antes ni después; es justo donde existe la sinergia entre el tiempo, espacio, personas, porque así lo tenemos que vivir. Y si es algo que a primera vista nos parezca “malo” o “injusto”, lo tenemos que aceptar pero estar muy despiertos para vislumbrar el ¿por qué me sucede esto en este momento? ya que en nuestra respuesta siempre encontraremos la palabra: APRENDIZAJE.

Hay que hacer que las cosas sucedan, porque nada es casualidad.

Anuncios
Etiquetas:

MIS PALABRAS EN …

DB

Este blog tiene como mero propósito expresar mi opinión sobre temas que son de mi interés, mismos que van desde la política, la ciencia, los deportes, las artes, la pareja, los sentimientos, hasta las cosas más superficiales como la moda, programas de TV y la astrología. En fin cualquier tema en donde me vea involucrada y que necesite una reflexión sobre el mismo. Trato esta ”necesidad” como algo imprescindible en la vida del ser humano, que siendo un ente social no podemos quedarnos aislados sino que forzosamente interactuamos, no importando las distancias, las soledades, los idiomas, las ideologías, las culturas, las fronteras, no importando si estamos en una isla desértica o en el país más pobre, todo gracias a Internet.

COMENTARIOS DE LECTORES

alejandro en ¿Por qué no debe…
Cristian en ¿Cómo dejar de amar a la perso…
Fi en ¿Por qué no debe…
bethzorely rodriguez en Qué sucede cuando decim…
bethzorely rodriguez en Qué sucede cuando decim…

¿QUÉ ESTOY PENSANDO AHORA?

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 214 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: