DB's Blog

Posts Tagged ‘dejar de amar

“Dicen que uno se comienza a curar cuando el primer pensamiento de la mañana deja de ser para él.”

El Tiempo entre Costuras

 

¿Cómo se puede dejar de amar a la persona equivocada? ¿Es posible? ¿Algún día se me quitará este dolor?

Son preguntas que nos hacemos inmediatamente cuando terminamos con alguien a quien amamos y no es la persona que corresponda a nuestros sentimientos. Para estas preguntas, la respuesta es simplemente “sí” aunque al principio no nos parezca.

Dejar de amar es difícil, pero no imposible. Muchas veces pensamos que nunca podremos dejar de amar a esa persona cuando decimos “siempre te amaré”, o que nunca podremos olvidarle. El amor y el olvido son dos cosas diferentes. El amor se transforma, y así como generamos un amor “imaginario” (ya que esa persona no nos correspondió o fue la persona equivocada) de la misma manera ese amor se podrá convertir en otro sentimiento que podemos confundir como recuerdo, como “algo” que sucedió, como una “lección”, pero no como amor. Por su parte, el olvidar a una persona que se amó, -si es que fue un verdadero amor- es algo que nunca sucede, en mi opinión. Su recuerdo permanece, sucedió y ahí se queda en la caja de tu memoria donde archivas los recuerdos. No obstante es muy diferente, cuando estos recuerdos ya no te hacen sentir mal, ya no te hacen llorar, o querer llamarle, o ponerte triste. Recordar es algo que no puedes controlar, lo que sí puedes controlar es cómo te sientes cuando recuerdas a esa persona.

Y aquí viene lo que he comentado anteriormente en otras entradas, como en “El peligro de enamorarse de la persona equivocada”. El “amor” que sentimos por esa persona -equivocada- fue inventado por nuestro propia mente, por nuestras propias ganas de “enamorarnos” de alguien quien no corresponde a lo que buscamos, de alguien quien no nos valora, quien no tiene un sentimiento digno y amoroso hacia nuestra persona. Entonces resulta que en esa fantasía, después de que termina, seguimos recordando cómo nos hacía sentir y nos pone aún más tristes, haciendo un círculo vicioso. Cuando en realidad, lo que tendríamos que hacer es poner en completa racionalidad qué te daba ese “amor” y cómo te hacía en sentir -por lo general mal y triste-  para hacerle consciente a tu mente que así ya no te quieres sentir. Este es el punto de inflexión donde ese “amor” imaginario, se comienza a transformar y pasar de ser una fantasía a la realidad.

La transformación del “amor” imaginario que le tuviste a esa persona que amaste tanto, no sucede de la noche a la mañana, es un proceso que depende mucho del autoconocimiento; está basada en la honestidad contigo mismo, de lo que quieres en realidad en tu vida y también de lo que estás dispuesto a dar o no por “amor”.

Terminar una relación, ya sea con una pareja, un trabajo, una amistad, etc., es un duelo que hay que vivirlo y sentirlo -por un tiempo- mismo que determinamos cada quien según la importancia. No obstante, ese duelo no puede ser permanente, y el dejarlo es cuestión de decisión. Es por ello que estoy muy a favor de que la gente llore una pérdida, es muy válido que se llore por el dolor de haber terminado una relación que amaba tanto, en su fantasía o no, sin embargo, también esa parte merece el tomar una decisión de no más llorar, no más dolor y continuar con la vida, ya que creo que el dolor es finito. Es como una grifo de agua, no puede estar abierto todo el tiempo desperdiciándola porque un día se acabará, alguien tendrá que tomar la decisión de cerrarlo para cortar el agua, y ese alguien eres tú mismo.

Todo duelo tiene un tiempo de caducidad, no puede ser permanente, porque nada en esta vida lo es.

Una vez que tomaste la decisión de terminar tu duelo. Cuando dejas de pensar con la fantasía de ese “amor” hacia la persona equivocada comienza la transformación y con el tiempo te deja de doler.

La transformación de ese “amor” en otro sentimiento, que no es amor, pero que cada quien lo definirá de acuerdo a su experiencia, viene acompañada de un “baño” de verdad. Es ubicar esa fantasía en la realidad del hoy y el ahora; es dejar de pensar en el “si me hubiera querido, si estuviéramos juntos, si me quisiera” a centrarse en que esa persona no te quiere, no está contigo y tal vez nunca lo haga, pero sobretodo en preguntarse a sí mismo:

¿Es eso realmente lo que quiero para mí? 

Esta es la pregunta clave donde comienza la transformación, ya que es un diagnóstico que nos permite descubrir si esa fantasía es realmente lo que queremos en nuestra vida, lo que en realidad queremos, sin autoengaños, sin tejer historias que nunca sucedieron, ni sucederán. Es voltear al pasado y “ver” la verdad de los acontecimientos, de los sentimientos, de las circunstancias. Por ejemplo, si esa persona te maltrataba, te golpeaba, se enojaba contigo sin sentido, es “ver” que en realidad era eso, sin darle excusas de culpabilidad, quitando frases como “me lo merecía”, “es que yo lo provoqué”, es “ver” los hechos como son y como fueron. Un engaño, una traición, un maltrato,  una grosería, son eso y nada más. Es aquí donde viene la pregunta: “¿Es eso realmente lo que quiero para mí?”

Un buen ejercicio para este diagnóstico es escribir los momentos cuando esa persona te hizo sentir triste, con honestidad y sin justificaciones. Y por otro lado los momentos más lindos. Los malos momentos, son cuestiones que obviamente no quieres en tu vida, no obstante esa persona no los va a cambiar, porque ya los hizo y es altamente probable que los vuelva a hacer. Con respecto a los buenos momentos, también fueron episodios de alegría que no cambiarán, pero quedarán ahí como un recuerdo lindo, intacto que te hicieron sentir bien en su tiempo. Tú mismo tienes la decisión de quedarte con la persona que te genera más momentos tristes que alegres, porque aunque pase el tiempo, y esa persona en algún punto de su vida se arrepienta de todo el daño que te hizo, resulta que no cambió del todo.

Por ello, es muy importante trabajar en este proceso de transformación, el cual te permite que el dolor de recordar a la persona -equivocada- que amaste tanto, vaya disminuyendo, tal vez poco a poco, pero sí efectivo. Será muy diferente cuando el recordar ese “amor” esté acompañado con su dosis de verdad y de lo nocivo, a que esté acompañado de la fantasía en que solíamos vivir.

Cuando este proceso avanza, y comienzas a recordar que todo lo que viviste con esa persona equivocada es justamente lo que no quieres para ti, comienzas a cambiar, a elegir y saber realmente lo que sí quieres para ti y sobretodo a darte cuenta que, en caso de que te vuelvas a encontrar a esa persona, y se arrepienta por todo, en realidad no cambió, te das cuenta que tú cambiaste y que lo que ofrece ya no es lo que tú quieres.

Algunas recomendaciones para trabajar en este proceso donde el amor se transforma a otro sentimiento, que no es amor, que no es odio, que no es rencor, es simplemente un recuerdo que te deja de doler, que ya no tiene un sentimiento apasionado. Estos ejemplos, me han funcionado para quitarme el dolor de haberme enamorado de la persona equivocada en su momento, y por eso lo tengo comprobado. Si realmente quieres comenzar a dejar de amar, puedes iniciar realizando lo siguiente:

  1. Cero contacto (no llamadas, no correos, no redes sociales, nada)
  2. Autodiagnóstico de ¿cómo quieres una pareja?
  3. Mantén tu vida más activa
  4. Centra tu universo en ti mismo
  5. Haz nuevos proyectos
  6. Racionaliza las cualidades y defectos de esa persona
  7. Haz una lista de los atributos que tienes y de lo que ofreces como pareja
  8. El pasado atrás quedó
  9. Darle a tiempo que haga su trabajo
  10. Ponerle fecha de caducidad al duelo

Nada dura para siempre, ni el dolor, ni el llanto, ni el sufrimiento. Si tú quieres, encontrarás a un persona ideal para ti, sólo es cuestión que le dejes ver tu sonrisa. Una sonrisa cuesta menos que la electricidad y da más luz.

Anuncios

MIS PALABRAS EN …

DB

Este blog tiene como mero propósito expresar mi opinión sobre temas que son de mi interés, mismos que van desde la política, la ciencia, los deportes, las artes, la pareja, los sentimientos, hasta las cosas más superficiales como la moda, programas de TV y la astrología. En fin cualquier tema en donde me vea involucrada y que necesite una reflexión sobre el mismo. Trato esta ”necesidad” como algo imprescindible en la vida del ser humano, que siendo un ente social no podemos quedarnos aislados sino que forzosamente interactuamos, no importando las distancias, las soledades, los idiomas, las ideologías, las culturas, las fronteras, no importando si estamos en una isla desértica o en el país más pobre, todo gracias a Internet.

COMENTARIOS DE LECTORES

alejandro en ¿Por qué no debe…
Cristian en ¿Cómo dejar de amar a la perso…
Fi en ¿Por qué no debe…
bethzorely rodriguez en Qué sucede cuando decim…
bethzorely rodriguez en Qué sucede cuando decim…

¿QUÉ ESTOY PENSANDO AHORA?

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 214 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: