DB's Blog

Posts Tagged ‘Enamoramiento sin compromiso

No me es posible ni tan siquiera imaginar que pueda hacerse el amor más que volando. Oliverio Girondo.

Vuelvo con mi choque cultural con las chicas de Reino Unido, donde me llamó la atención un reportaje en Fabulous Magazine (Britain’s Biggest Weekly Glossy) sobre dos chicas que se dedican al serial dating, que para nosotros es algo así como “salir con muchos y darle rienda suelta sin compromisos”. Leí detenidamente las declaraciones de estas chicas británicas que se sienten orgullosas de que son “solteras, guapas y les encanta la diversión” y como si fuera un diario público, cada una relata su experiencia de tener cuatro hombres a la vez, pero no en el mismo día. Sus hombres saben que ellas salen con más chicos, y según ellos, eso no representa problema en particular. Digamos que algunos hombres también lo hacen o buscan lo mismo: no involucrarse, sólo diversión. Las características son las siguientes:

Hombre 1: Él dice que ella es increíble y me divierto mucho, no tenemos tanto tiempo libre como para algo serio. Él no entiende por qué las mujeres tienen tanto empeño en establecerse con alguien cuando hay muchas personas interesantes por conocer.

Hombre 2: Ni siquiera es su tipo físicamente, es soldado del ejército con un cuerpo increíble igualmente que el sexo. Le gusta que es impredecible y siempre la sorprende, pero no soportaría que en las noticias dijeran su nombre como los soldados fallecidos en combate.

Hombre 3: Es atrevido y dice las cosas sin rodeos. Adora a las mujeres, y eso implica (obviamente) que ella no es la única. Es muy atento y la hace sentirse femenina. Se besan pero aún no han tenido relaciones.

Hombre 4: Es el único con el cual siente una química especial, pero es un chiflado. Es dulce y divertido pero si ella no fuera una serial dater no hubiera salido con él más de dos veces.

En resumen, de los cuatro, no se hace uno. Está bien, la chica sólo quiere diversión y la tiene y cuando se siente sola, ¿qué hace? cuándo ninguno de los cuatro está disponible ¿a quién recurre? Tiene cuatro ¿y de qué le sirve si no hay UNO solo que tenga TODAS las cualidades que ella quiere en un hombre?

En realidad no creo que alguna de ellas se sienta de lo más feliz besando a diferentes hombres que al final de la fiesta les encuentran un gran PERO. La diversión garantizada, sin embargo en cuanto la puerta de la habitación se cierra ¿qué le queda? Nada. Sólo el vacío de ella misma que intenta llenar con halagos y hombres en su boca. Sólo las huellas de un momento divertido que se borran en el lapso en el que el siguiente venga. Sólo el ego (o la venganza) de sentirte como uno de ellos con la libertad de hacer lo mismo que los hombres hacen por igual, un ego que no sirve de mucho cuando no hay quien te diga TE QUIERO con una mirada.

Todos nuestros actos tienen consecuencias, definitivamente. Y si algunas de estas chicas creen que “no pasa nada, sólo me estoy divirtiendo”, es mentira, sí pasa. Los seres humanos no funcionamos en el vacío de no sentir, esa es nuestra gran diferencia con los animales que lo mismo les da reproducirse con una y con otra o con tres más (bueno, a algunos). Si por el momento se sienten bien, porque siempre tener una “lista” de hombres en tu puerta para contrarrestar el aburrimiento es genial, después de la función queda un enorme ¿Y LUEGO? sin nada para llenar.

Creo que más allá de la diversión, las mujeres (y los hombres por igual) antes de compartir la cama con alguien nos debemos preguntar si vale la pena de que esa persona tenga el privilegio de estar a tu lado, no con el sentido de superioridad sino más bien con la reflexión que merece que todo lo que esa persona es, hace, dice, expresa, demuestra es algo de lo que tú quieres. Porque cuando uno tiene ese nivel de intimidad, se conjunta la expresión máxima de la energía entre dos seres, algo extraordinario y mágico sucede cuando se está unido, y algo tan sagrado no se puede ir desperdiciando así por así en el camino. No se trata de algo tan sencillo para que digas “el siguiente”, se trata de dar una  parte ti, una parte sagrada de tu ser, que eres tú mismo. Si la que está enfrente o a tu lado es una persona que lo valora y se lo merece por quién es, por lo que ha hecho por ti y por lo que tú quieres de ella, adelante. Pero si no, pues realmente no tiene mucho sentido hacerlo.

Darnos a una persona tiene un significado que va más allá del encuentro sexual, es pensar que esa persona realmente enriquece tu vida, la hace mejor, la ilumina, te la pasas bien y puedes aprender. Es compartir tiempo de calidad, es saber que esa persona quiere estar contigo también por quién eres, es saber que esa persona hace una aportación especial y que con ella encuentras la vida más hermosa. Hay que ser un poco más celosos con nuestra esencia, con nuestro tiempo, con nuestra energía; hay que fijarse a quién se lo estamos regalando y preguntarnos si vale la pena, porque como el agua del río, nada de eso regresa.

¿Es mejor uno que cuatro? Depende de qué es lo que quieras, lo semejante llama a lo semejante.

¿Qué les hicieron a las mariposas que ya no vuelan de día y sólo de noche? 

Cuando cada año el índice de divorcios aumenta (en 2009 fue de 7%),  y vemos adolescentes embarazadas convirtiéndose en madres solteras a los 13 y 14 años; cuando ya son escasas las parejas que celebran sus bodas de oro o ya de perdida de plata y es lo “normal” que tus papás estén separados; cuando ya no suelen preguntar “¿quieres ser mi novia?” y dan por hecho que después de tres salidas y besos “salen”;  parece que nos hemos acostumbrado a una nueva manera de entablar las relaciones sentimentales y de pareja, fuera del romanticismo de antaño, del cortejo, pero sobretodo de lo que realmente queremos en la compañía del otro.

¿Qué ha pasado con jóvenes y adultos, que tal parece que ya nadie quiere utilizar la palabra “novio”, “novia” y la hemos cambiado por el anglo-término “free”?

Defino free -aunque realmente no es algo que comprenda del todo- que significa libre, ¿de qué? del otro, obviamente. Libre de sentir, libre de compromisos, libre de estar en la cama con quien caiga esa noche. Es una relación que no involucra sentimientos, que no incluye “dramas”, que ambos pueden salir con otras personas y estar juntos a la vez porque no hay nada comprometido. No se deben fidelidad, ni llamadas, ni invitaciones a comidas familiares, ni presentaciones formales; mucho menos se deben “títulos” y ni mencionar la palabra que suena peor que sirena de la Cruz Roja (compromiso) porque inmediatamente se “rompe” el free. ¡Cómo se puede romper algo que nunca comenzó!

La base del free se mantiene mediante el vínculo meramente carnal, sexual y la diversión, si es que se tienen las facilidades al alcance. Se dejan de lado los protocolos, el cortejo y se va directo a la acción. Dejamos el “bla, bla, bla” y seamos honestos en qué es lo que pretendemos. Se piensa en besos y cama, cuando quiera y cuando pueda, pero hasta ahí, no más allá.  Si la otra persona accede, qué bien, si no, ya habrá alguien más que siempre estará dispuesto a tener diversión for free.

Existe una imagen que me gusta mucho para ejemplificar mi idea de free, algo así como querer “comer la cereza del pastel, sin comprar el pastel completo” como cuando los niños pasan su dedo por el pastel para probar el “merengue” y después ya no se lo quieren comer. No se vale, ¿o si? Depende. ¿De qué? De lo que cada uno quiera. Si ambos están de acuerdo en ese tipo de “relación” (que para nada lo es, mas que un intercambio físico) pues adelante, muy respetable. Habrá tiempo para darle satisfacción al cuerpo.

No obstante, aún sigo creyendo –a pesar de todo lo que me ha pasado- que nadie en el fondo quiere ser un “(paréntesis)” en la vida del otro; un “escape" de la realidad, porque al final la soledad es muy dura. Creo que no nacimos para estar solos. Los mejores momentos en la vida se pasan en pareja. Definitivo.

En su mayoría, los hombres son quienes suelen proponer el free y muchas mujeres en aceptarlo, pero ahora sucede también al revés. Es indistinto. Habrá muchos hombres que lo acepten y muchas mujeres que lo propongan, y viceversa. Lo que sí creo es que de una forma u otra, este tipo de interacción ha venido a desvirtuar lo que antes era “la regla sin excepción” para poder estar con una mujer y hombre decente: el noviazgo.

Tanto las mujeres como los hombres hemos sido un tanto culpables para el curso tan desafortunado que ha provocado que ya casi nadie quiera “formalizar” una relación. Pues por experiencias, hombres y mujeres de todas las edades han sido lastimados por eventos sucedidos en un noviazgo, por falsas esperanzas o grandes expectativas dentro de una relación que inicia bien y termina muy mal, o porque ya no necesitas preguntar “¿quieres ser mi novia?” para que una mujer se involucre que con un hombre. Y con esos antecedentes pues ni quien quiera “tropezar de nuevo y con la misma piedra”, así que para eso, mejor no comprometerse, sí gozar del “amor” y de todos los “beneficios” que otorga un noviazgo pero no serlo en realidad.

Todos tenemos miedo de que nos lastimen, eso es un hecho. Pero de ahí que por miedo queramos solamente “meterle el dedo al pastel sin comprarlo” pues queda en cuestión de lo que cada uno quiera en realidad. El estar con una persona dentro de una formalidad, no implica perder la libertad individual, no significa que dejes de lado tu vida o tu forma de ser por agradar al otro o por estar juntos, y mucho menos quiere obligar a alguien a dar lo que quiera dar o a estar con quien y donde quiera estar.

El problema radica cuando verdaderamente nos damos cuenta que queremos siempre estar al lado de esa persona. En el momento que descubrimos que esa persona nos hace vibrar y sentir lo que con nadie habíamos sentido, es cuando ya el free cambia de término (o debería de)  es en el momento en que también nos preguntamos ¿con qué propósito? ¿por qué dar un paso más? ¿para qué? si así estamos bien (¿lo estamos?).

Fuera de todas las preguntas sin respuesta, que en el fondo bien sabemos cuáles son, considero que el valor del “compromiso” se debe exaltar en estos tiempos, y con ello no me refiero a una acta de matrimonio, a un anillo o a un título de “Novia, Novio, Esposa o Esposo”, sino que más bien a estar comprometidos con nosotros mismos de que estamos con la persona que queremos estar y de que estamos seguros de lo que queremos hacer y sobretodo, disfrutarlo. No se vale desperdiciar tu energía con alguien que no lo merezca, que no esté en la misma frecuencia que tú. Pero si cada uno está bien de esa manera (sea cual fuere ésta) es necesario pensar en preponderar lo positivo siempre. Al fin y al cabo, como siempre lo he dicho, cada quien siente como quiere sentir.

La lección de hoy es:

“Procura no sufrir por anticipado. Nada más tonto e inútil que eso. Observa cómo muchos de tus temores nunca llegaron a concretizarse. Observa también cómo algunos males casi siempre traen consigo algún bien. Nuestro tiempo y nuestra imaginación deben ser ocupados por el bien, nunca por el mal.”


MIS PALABRAS EN …

DB

Este blog tiene como mero propósito expresar mi opinión sobre temas que son de mi interés, mismos que van desde la política, la ciencia, los deportes, las artes, la pareja, los sentimientos, hasta las cosas más superficiales como la moda, programas de TV y la astrología. En fin cualquier tema en donde me vea involucrada y que necesite una reflexión sobre el mismo. Trato esta ”necesidad” como algo imprescindible en la vida del ser humano, que siendo un ente social no podemos quedarnos aislados sino que forzosamente interactuamos, no importando las distancias, las soledades, los idiomas, las ideologías, las culturas, las fronteras, no importando si estamos en una isla desértica o en el país más pobre, todo gracias a Internet.

COMENTARIOS DE LECTORES

Cristian en ¿Cómo dejar de amar a la perso…
Fi en ¿Por qué no debe…
bethzorely rodriguez en Qué sucede cuando decim…
bethzorely rodriguez en Qué sucede cuando decim…
Lizbet La Rosa en Principios de atracción de She…

¿QUÉ ESTOY PENSANDO AHORA?

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 214 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: