DB's Blog

Posts Tagged ‘Princesa encuentra al Príncipe

Seguramente muchos bloggers tienen ya un post dedicado a la Boda Real del Año, la del Príncipe William y la de Kate Middleton y yo me sumaré a ellos, pero no como fan de la realeza –aunque sí de la moda y de su hermoso vestido diseñado por Alexander McQueen- sino porque es una historia que nos resulta bastante cercana a muchas  princesas “plebeyas” que busquen a su Príncipe.

Todo lo que tenga que ver con Príncipes y Princesas nos recuerdan a los cuentos de la infancia, legado de muchos cuentistas del siglo XVII y en el siglo XX y XXI de Disney. Pero a diferencia de los cuentos, los Príncipes de “carne y hueso” de hoy no andan a caballo sino en autos de lujo blindados, en vez de capas largas usan lo más fashion y elegante, no tienen un reino sin nombre, ni tampoco se fijan en la mugrosa pobre o en la chica adormilada o en la que tiene un raro defecto. (Así que quienes tengan estas características, por favor, abstenerse).  Los Príncipes de hoy, tienen el tiempo suficiente, mientras son jóvenes, para andar de fiesta en fiesta, de vacaciones, saliendo con lindas chicas –y muchas- sin importar si son de la realeza o no.

En cuanto se repitió la historia del príncipe con la plebeya, en la boda de Kate Middleton y el Príncipe William, recordamos varios ejemplos como el matrimonio de Eduardo de Gales con la plebeya divorciada Wallis Simpson, aquello fue todo un escándalo cuando él  renunció al trono “por la mujer que amo”. También el caso del Príncipe Felipe de Borbón cuando se casó con la plebeya Letizia Ortiz, que además de ser divorciada, inspiró un cuadro del pintor Waldo Saavedra donde aparece una mujer con su rostro y el torso desnudo. Su boda fue majestuosa y con toda la pompa real, sin importar sus vidas pasadas de plebeya y amoríos fugaces. Ahora, también tenemos al príncipe Alberto de Mónaco, quien después de tanto cotizarse (hasta pensaban que era homosexual) tuvo dos hijos sin casarse, uno con una azafata sudafricana y otro con una camarera, como cualquier plebeyo y para seguir en su gusto, se comprometió con Charlene Wittstock, una nadadora sudafricana pero con mucha clase, a quien sí hará princesa.

Después de estas historias, pensaremos que es relativamente fácil casarse con un príncipe, y la belleza no es condición sine qua non porque Wallis Simpson no era precisamente una beldad, ni tampoco muchos príncipes o princesas de sangre lo son. Si sus familias tienen dinero o no, tampoco es impedimento como lo fue en su momento Mette-Marit de Noruega y Letizia de Asturias que provenían de familias sin gran fortuna económica y mucho menos importa ahora tener un pasado intachable y de buena reputación, ya que divorciadas, también ser aceptan.

¿Qué tienen “esas” plebeyas para “enamorar” a un príncipe?

Las condiciones tan estrictas de las monarquías europeas se han flexibilizado en cierta manera, al aceptar que “plebeyas” o “plebeyos” se mezclen con sangre real, pero ¿qué hacer para lograr el objetivo? Respuesta: Frecuentar los mismos círculos sociales que la realeza y tener la “inteligencia”  -si es que es que se trata de eso- suficiente como para “enamorar” al monarca en cuestión.

Pensemos en la historia de amor de Kate y William: 10 años de conocerse terminaron en boda real.

  • Compartir el mismo círculo social

Su primer punto de encuentro fue la Universidad de Saint Andrews. No cualquiera entra a esta Universidad, tan sólo el año escolar (si no eres ciudadano del Reino Unido) cuesta 12,600 libras y si eres ciudadano de la Unión Europea, tienes un poco de más suerte pero igualmente su precio es muy alto. Además del selectivo proceso de admisión de esta Universidad, es importante coincidir en estudiar la misma carrera; ambos estudiaron Historia del Arte aunque el Príncipe William se cambiara a la carrera de Geografía tiempo después.

  • Tener algo especial

A Kate Middelton le bastó estar en el mismo curso que el Príncipe William para que él pusiera por primera vez sus ojos en ella. Digamos que le llamó la atención: “Cuando la conocí, enseguida supe que había algo muy especial en ella” fue lo que respondió el Príncipe William en la entrevista que la pareja concedió cuando anunciaron su compromiso en noviembre de 2010.

  • Ser una amiga y tener ese je ne sai quoi que sorprenda

Lo que inició con una amistad continuó hasta compartir el alojamiento cuando ambos se mudaron con unos amigos y ella se convirtió en su confidente y quien lo alentara a continuar sus estudios en St. Andrews aunque ya no en la misma carrera. Poco a poco la amistad cambió en algo más y el Príncipe William se quedó atónito cuando Kate desfiló con ese vestido negro transparente. Definitivamente Kate tiene ese je ne sai quoi que logró que el Príncipe William no pensara en nadie más que en ella.

  • Estilo, clase, educación e inteligencia

El estilo de Kate Middleton, creado o no, es sin duda uno de los más trendy y copiados por las jóvenes. Simplemente su vestido de Issa azul índigo con el que apareció el día en que fue anunciado oficialmente su compromiso con el Príncipe William se agotó casi inmediatamente después de la entrevista a los medios.

Además de haber tomado clases de protocolo, la familia Middleton, que en sus inicios fue de clase media, logró una fortuna que les permitió inscribir a sus hijos en prestigiosos colegios y darles una educación de élite; así que con la realeza no ha tenido problemas por su comportamiento, justo una lady like.

Y si hablamos de inteligencia, se sabe que fue una excelente estudiante que se graduó con honores de St. Andrews y algo característico de su personalidad es que durante su noviazgo con el Príncipe William fue discreta y reservada.

  • Paciencia

Después de tantos años de noviazgo, la prensa comenzó a llamarla “Waity Katie” ya que muchos pensaron que no llegaría a ser princesa,  sobre todo cuando terminaron en 2007 y al Príncipe se le vio salir con muchas chicas durante este lapso que no estuvieron juntos.

Honestamente se tiene que ser muy pero muuuyyy paciente para soportar a la acosadora prensa, tener una vida privada bastante pública por ser la novia de un monarca y además tolerar todo tipo de publicidad nociva a la relación, como fotos de infidelidades por parte del príncipe, críticas a ella y comparaciones con Lady Di. Hasta se puede pensar, que todo ello motivó su separación.

Seguramente el príncipe no encontró entre sus muchas “amigas” y fiestas otra como Kate y reiniciaron su noviazgo. Conforme su relación adquiría mayor formalidad, dicen que el Príncipe Carlos le dijo a su hijo, “si regresas con Kate es para casarte, si no, no le hagas perder su tiempo” y tal fue la reacción del Príncipe William que decidió comprometerse con ella y le otorgó el anillo de compromiso de su madre. Un gran honor pero también una gran responsabilidad.

  • Dejarlo “todo” por amor

¿Se puede? Yo pienso que sí. Finalmente el amor todo lo puede y todo lo soporta, ¿no? Creo que no fue fácil después de 10 años de conocerse y de todo lo que pasaron juntos y no; del tiempo de su ruptura; de las infidelidades de él; de su carácter; de sus muchas actividades reales y de sus frustraciones familiares. Sin embargo, por fin él se dio cuenta que ella era The One y con ello, Kate ha tenido que aceptar el protocolo real, dejar de lado su carrera profesional para “trabajar” como esposa del Príncipe William, no comer mariscos, no tener derecho a voto, terminar su plato cuando la Reina Isabel II lo haya hecho, cuidar más que nunca su imagen porque ahora es miembro de la realeza, no hacer declaraciones que antes no hayan sido aprobadas por la corona inglesa y tener los ojos del mundo encima de ella.

 

Los Príncipes sí existen. Kate Middleton encontró al suyo, ¿fue el destino? ¿Su belleza y personalidad? ¿Sus circunstancias? Puede ser, pero aunque ella no se hubiera casado con su Príncipe, de todas maneras ella seguiría siendo una “princesa” como el resto de todas las mujeres. El príncipe para cada una es aquél que se dé cuenta de que eres The One, la única; aquél que esté plenamente enamorado de ti y te quiera regalar el mundo entero.  

la boda de kate middleton y william beso Y vivieron felices para siempre –ojalá-.

Fuentes de información:
http://vanidades.esmas.com/realeza/316626/realeza-del-siglo-xxi

http://www.emol.com/especiales/2011/coberturas-especiales/accidente-juan-fernandez/kate.asp

http://www.protocolo.org/social/bodas/kate_princesa_pero_solo_del_pueblo.html

Y el poema de la Princesa cambió…

La Princesa estaba triste.

-¿qué tenías Princesa?-

Con los ojos llorosos

subió su carita al cielo

y le pidió a una estrella

encontrar a un Príncipe maravilloso

que la quisiera tal cual es,

que la hiciera feliz.

Pero la estrella le negó su deseo,

le dijo que nadie podía hacerla feliz

si antes ella no lo era por sí misma.

Cuando la Princesa entendió eso,

se limpió su mirada acuosa,

se sacudió del fango del Pantano

y comenzó a sonreír.

Fue así y sólo así, que la Princesa

deslumbró a un Ángel azulado

con su sonrisa y su armonía renovada.

Él la encontró hermosa tal y cual es,

la llenó de cuidados y detalles,

de rosas, tulipanes, girasoles y lirios.

La Princesa está feliz.

Su corazón vuelve a latir por un Ángel

azulado que en un beso de amor

lo descubrió Príncipe,

pues lo habían hechizado en el pasado.

¡Un Príncipe para una Princesa!

Es lo que ella siempre había anhelado,

pero éste era un Príncipe mucho mejor

de lo que ella le había pedido

a aquella estrella.

2010

A veces Dios quiere que conozcamos a las personas equivocadas,

para que cuando encontremos a la correcta,

sepamos estar agradecidos

 


MIS PALABRAS EN …

DB

Este blog tiene como mero propósito expresar mi opinión sobre temas que son de mi interés, mismos que van desde la política, la ciencia, los deportes, las artes, la pareja, los sentimientos, hasta las cosas más superficiales como la moda, programas de TV y la astrología. En fin cualquier tema en donde me vea involucrada y que necesite una reflexión sobre el mismo. Trato esta ”necesidad” como algo imprescindible en la vida del ser humano, que siendo un ente social no podemos quedarnos aislados sino que forzosamente interactuamos, no importando las distancias, las soledades, los idiomas, las ideologías, las culturas, las fronteras, no importando si estamos en una isla desértica o en el país más pobre, todo gracias a Internet.

COMENTARIOS DE LECTORES

Cristian en ¿Cómo dejar de amar a la perso…
Fi en ¿Por qué no debe…
bethzorely rodriguez en Qué sucede cuando decim…
bethzorely rodriguez en Qué sucede cuando decim…
Lizbet La Rosa en Principios de atracción de She…

¿QUÉ ESTOY PENSANDO AHORA?

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 214 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: