DB's Blog

Posts Tagged ‘Sherry Argov

Tengo más de un mes sin publicar algún tema, pues he estado con muchas cosas qué hacer y mucho trabajo, dentro de las cuales incluyo mis fatigantes ensayos en el flamenco para la presentación que realizamos en mayo 7 y 14 en el Teatro para la Universidad La Salle y después de unas vacaciones a Inglaterra y a Francia (otra vez) regreso con el propósito de escribir con el hábito de un día a la semana. (Espero poder cumplirlo, quiero cumplirlo).

Durante mi estancia en Inglaterra, mi primera parada, después del aeropuerto de Heathrow y de la angustiante semana previa al viaje debido a la huelga e incertidumbre que provocó la tripulación de British Airways, fue Birmingham (“Brumyland” como le dicen de cariño por ser una ciudad siempre nublada) para estar con mis amigos que estudian el doctorado allá. La ciudad es linda, eso de nublado no me pareció, pues no vi una sola nube, todo el tiempo estuvo bellísimamente soleado y cálido. Y con el verano sintiéndose en Birmingham, las inglesitas relucieron en su outfit las minifaldas y minivestidos que yo jamás, ni en Acapulco, había visto. OMG!

La primera noche que estuve en tierras inglesas, en específico west midlands, mi choque cultural fue devastador. Mis amigos me invitaron a celebrar el cumpleaños de una amiga de ellos en un bar del centro de Birmingham. Afortunadamente traía en mi equipaje un vestidito cómodo para “antrear” y como lo consideré muy corto, mi sentido conservador me obligó a ponerme leggins debajo para evitar que se me viera lo que no se debe enseñar mas que en privado y me cubriera las piernas. Arreglada y con mis flats favoritos y un tocado en forma de flor, tomamos el taxi que pasó a recogernos a la casa.

Cuál fue mi sorpresa, o más bien mi choque, que al llegar al lugar mi “sentido conservador” me arruinó mi outfit para estar al mero sexy British bitch style que todas las niñas del antro traían, excepto yo y mi amiga mexicana. Todas, sin excepción (bueno a las bartenders no las incluímos) traían unos minivestidos que bien podrían ser blusas, y algunas más en un descuido se les veía –como dicen los doctores- el pliegue glúteo, o sea la rayita de la nalga, evidencia pues de que en esas regiones no traían ropa interior.

¿Realmente un hombre en su sano juicio le gustará que “la mujer de su vida” ande por el mundo enseñando su cuerpo en esos minivestidos? ¿Alguno de esos chicos (que estaban en el antro) se fijará en una chica así para que sea la madre de sus hijos? ¿A alguno le gustaría una niña así para su novia y presentarla a sus papás? No lo sé. Aún en mi poca confianza no logré entrevistar a alguno de los brummies que estaban en el lugar, pero en la mentalidad mexicana, con mis amigos, las respuestas a estas preguntas fueron un rotundo NO. No les gustaría que su novia anduviera por la vida con minivestidos así. De ninguna manera verían a una chica de “esas” como “la mujer de su vida”. No ven a la futura madre de sus hijos con tan poca ropa en público. “Me gustaría, pero no que todos pudieran verlo” eso dijo uno de mis amigos.

En México tenemos un refrán El que no enseña no vende, pero el que enseña de más se le mosquea y se le echa a perder. A los hombres, aquí y en China les gusta ser los únicos que puedan ver lo que hay por descubrir del cuerpo de una mujer. Si tienes demasiada piel al descubierto, ya no hay nada que sea exclusivo. A los hombres les gusta ser los ÚNICOS.

Ahora recuerdo un capítulo del libro Why Men Love Bitches? de mi gurú Sherry Argov que relata cuando un chico invitó a tomar una copa después de la oficina a una mujer que trabajaba con él que con su aspecto recatado le parecía muy sexy; ella aceptó la invitación pero le comentó que se vieran en el lugar porque ella pasaría a su casa para cambiarse. Cuando llegó al bar, ella traía una playera ombliguera mostrando su abdomen con un super escote que decía “NO todo es plano en Kansas”. Él recuerda que cuando la vio inmediatamente pensó que su relación no llegaría muy lejos. Y así sucedió.

Los hombres inmediatamente suelen clasificarte en “diversión para un rato” o “chica que vale la pena”. En este sentido entiendo, que por muy liberal que sea el ambiente, los hombres siempre piensan claramente qué es lo que quieren. A veces las mujeres no. Un hombre no te va a decir “no enseñes tanta piel porque quiero ser el único que pueda verte así” eso es algo que nosotras como mujeres se lo tenemos que mostrar. En mi opinión puedes verte sexy sin la necesidad de traer un mega escote que enseñe hasta el ombligo o una diminuta falda que muestre más arriba de las piernas, depende qué es lo que pretendas “anunciar”. Si bien es cierto que las mujeres con poca ropa atraen más miradas, también es verdad que muchos hombres enloquecen con un look discreto que insinúa la silueta pero que deja algo más para descubrir.

Del auténtico libro de la bestseller Sherry Argov, “Por qué los hombres aman a las cabronas” he aquí una probadita de la master para atraer a un hombre….

  1. No hables por teléfono con él durante horas antes de la primera cita. Sé juguetona, sé insolente. Ponte de acuerdo con él para verlo y termina la conversación.
  2. Al principio, no trates temas profundos. No utilices frases de tu terapia psicológica como catártico, proceso, disparador, ser dueño de, el niño interior. No seas melodramática y le digas que “quieres hacer un renacimiento de sus almas”
  3. Si crees en la astrología, no le digas que sólo podrán verse cuando Mercurio esté “girando” alrededor de la Luna, y esté “retrógado” tres semanas alrededor de Júpiter (con una rápida parada en Plutón para tomar café)
  4. No le digas que tuviste una “vida anterior”, ni le describas en lo que te piensas convertir en la siguiente. Esto lo hará pensar que eres una chiflada.
  5. Al principio, evita verlo dos noches seguidas. Empieza viéndolo una noche o dos a la semana.
  6. No lloriquees ni hagas pucheros si él no te llama. Recuerda que de vez en cuando debes hacer que piense en lo que haces cuando no estás con él. Regular el tiempo lo mantiene deseoso y recarga sus pilas.
  7. Si te lleva a un buen restaurante, no pidas apio “con el aceite y el vinagre aparte”, y después picotees de su plato como un colibrí. No estés tan nerviosa ni tan preocupada por impresionarlo con tus modales en la mesa. Ten apetito por disfrutar la vida.
  8. No le reveles durante la primera cita lo que estás “tratando de entender” de tu niñez.
  9. Tampoco intentes arreglar sus defectos. Conozco a una mujer que le compró a un hombre el libro Tuesdays with Morrie. Ella pensó que el libro lo ayudaría a superar su adicción al trabajo. Demasiado análisis psicológico se vuelve insolente.

10.  No lo acompañes cuando salga con sus amigos. No quieras convertirte en uno de “los muchachos”

11.  No pases por delante de su casa, despacio, con la luces del coche apagadas para ver si está ahí; ni tampoco pases a toda velocidad.

12.  Si te llama y te pide que vayas a su casa, tarde, cuando regrese de una salida con sus amigos, no salgas corriendo, encantada de la vida, juntando los tacones como Julie Andrews en La Novicia Rebelde.

13.  No salgas con un hombre que no tenga ningún tipo de adicción, esperando “ayudarlo” si asistes a las reuniones de AA con él. Deja que resuelva sus problemas él sólo. Si no se puede tratar bien él mismo, nunca te va a tratar bien a ti.

14.  Nunca lo llames dos veces seguidas, ni siquiera si su contestadora se corta antes de que termines de dejarle el mensaje. No le dejes mensajes largos y empalagosos. Mantén los mensajes amistoso, pero cortos.

15.  No le mandes dos mails seguidos ni le mandes correos sobre “sentimientos”, “problemas” o “cosas que necesitas y no estás recibiendo”. Si él te envía un mail, no le contestes treinta segundos después.

16.  No dejes de comer, dormir o hacer ejercicio. Mantén tu rutina. Si quiere pasar más tiempo contigo del que cómodamente puedes darle, invítalo a que te acompañe en alguna de tus actividades; como pasear el perro o dar un paseo en bicicleta el fin de semana.

17.  Evita las citas de última hora porque “lo extrañas”

18.  No llegues a tu casa, revises los mensajes, y lo llames en ese momento. Instálate, toma un baño, cena y relájate. Muévete a tu propio ritmo, y después lo llamas. Él tiene que entender que tienes una vida…todos los días.

19.  Si estás hablando con él por teléfono y tienes otra llamada, no le digas: “Espera un momento, ¡No vayas a colgar! Ahora me deshago de quienquiera que sea”. Y cuando recuperes su llamada, no le digas de inmediato quién era la persona que llamaba: “Era el veterinario, a Puppy le duele la oreja”.

20.  No seas tú la que siempre maneje 40 minutos hasta su casa porque él vive solo y tú vives con una amiga. Ve un mapa y fíjate en lo siguiente: hay la misma distancia de su casa a la tuya que de tu casa a la suya. Así que no te sientas culpable por hacerlo venir a verte.

21.  No le pidas afecto. No lo engatuses para recibir su afecto. NO le des afecto si él no te corresponde. Si te está ignorando, no te esfuerces más: “Cariño, ¿quieres un masaje en la espalda?”

22.  No seas esclava del teléfono. No pongas a escuchar el mensaje a una amiga para desmenuzar cada detalle de tu situación. Ve la imagen completa. ¿él añade algo a tu vida, y te hace sentir bien? (si no es así, ni siquiera oigas el mensaje y presiona el botón “borrar”)

23.  No memorices su número de teléfono la primera semana que salgas con él ni lo llames y cuelgues. Él sabrá que eres tú.

24.  Si está de mal humor, dale una excusa y vete a hacer tus cosas

25.  Sobretodo, esfuérzate en mantenerte enfocada en tu vida. De esta forma, él te seguirá viendo apetitosa.

Etiquetas:

Citando a esta bestseller, “los hombres no responden a las palabras, responden a la falta de contacto”, la única disyuntiva que queda latente es ¿dónde está lo que quieres hacer? ¿por qué no hacer las cosas que quieres? ¿por qué no puedes estar con alguien si eso es lo que quieres? Por ejemplo, si quieres estar con él, ¿por qué tienes que esperar a que él te busque? o si quieres hacer alguna cosa con él, ¿por qué tienes que esperar a que él te lo pida? Suena un poco incongruente, ¿no? pero desgraciadamente así funciona con los hombres (o mujeres) que no están aún preparados para mostrarse abiertamente cómo son, para decir lo que sienten y para tener los “pantalones” de tomar las riendas de su vida y de estar con la persona que quieren estar.

Muchas veces las personas, nos pasamos la vida conteniéndonos y no dando lo que en realidad queremos dar, pero sobretodo no diciendo lo que en ese momento sentimos. Sé que hay un protocolo y “principios” al estilo Sherry Argov, pero hay veces que fastidia redundar en ese juego de poder, en ese juego de ver qué tanto puede dar, de ver quién da más por el otro; pero sobretodo ese miedo angustiante de no verse soslayado a la voluntad del otro, de no mostrarse vulnerable, y de no demostrar cuánto te importa el otro, porque cuando lo haces, “abusan” de ti y te “rompen” el corazón. Y al final, ¿qué queda? se pasa la oportunidad de decir lo que queríamos decir, de haber estado con quien queríamos estar y de haber hecho lo que queríamos hacer, simplemente por ese miedo y ese juego de poder.

Con los hombres pasa muy seguido, han sido educados para no mostrarse vulnerables, para ser “rudos” y no llorar y no demostrar sus sentimientos; inclusive, hay algunos que se “casan” con su idea de que son insensibles y egoístas. Pero esto no es verdad, todos sentimos y tenemos la capacidad de amar, el problema es que muchas veces no lo queremos demostrar para no vernos “débiles” ante los demás.

Cuando un hombre no es lo suficientemente claro con una mujer y da señales érroneas o te pide que le hagas “favores” cuando en verdad te está utilizando, es mejor alejarse. Los hombres buscan mujeres que tengan dignidad y que se respeten a sí mismas, igual lo hacemos nosotras, pues no nos gusta alguien que siempre esté disponible las 24 horas de día y que atienda a nuestros deseos comos si fuéramos los amos de la lámpara maravillosa pero que no te busca para complacerte a tí de vez en vez. Como dice el dicho “al buen entendedor pocas palabras” y por eso hay que alejarse cuando no exista una respuesta por parte de la otra persona, para que así se aprecie quién es o se tenga en cuenta que no se necesita.

¿Para qué estar en un lugar donde no te quieren o donde no te tratan como mereces? No lo necesitas, por mucho que se quiera a la otra persona si ésta no muestra respeto por ti y te valora por quien eres, definitivamente no vale la pena estar ahí, y es mejor alejarte sin dramas, sin advertencias, sin nada. Bien es cierto que muchas veces los hombres dan señales equivocadas, como cuando quieren verte y no te dicen cuando, pero debemos utilizar esas señales para ver como reaccionan, ya que ellos hacen lo mismo. No pasa lo mismo con todos los hombres, hay quienes aceptan sus sentimientos y tienen el valor de expresarlos, pero con aquellos que no, bien valdrá la pena “pagarle con la misma moneda”: Si no llama, no lo llames. ¿Y que pasará? si le interesas te llamará, si no, ¡bravo! ya tuviste la respuesta que querías, no le interesas y olvídalo. CUALQUIER PERSONA QUE LE INTERESES HARÁ LO QUE SEA (EN VERDAD, LO QUE SEA) POR ESTAR CONTIGO, no hay más, así sea el más tímido, el más insensible, el menos romántico, el más pobre, el más ocupado, etc., simplemente lo hará.

Me han roto el corazón muchas veces y he querido mucho y también me han querido mucho, pero cada persona aparece en nuestra vida para aprender, y tenemos siempre que verlo como una oportunidad para definir qué es lo que queremos en nuestra vida y que no, para de una vez por todas desecharlo. He aprendido que la gente no cambia, sólo se transforma y que también es muy egoísta por una parte pretender que el otro haga siempre lo que uno quiera o que se comporte de una manera o que sea alguien que no es. Por eso hay que aceptar a las personas como son sin pretender que cambien, hay que dejar que el otro dé lo que quiera dar, esté dónde quiera estar y haga lo que quiera hacer porque así observamos quién es.

El amor es imprescindible en nuestras vidas y mientras tengamos amor a nosotros mismos y estemos bien con nosotros mismos, no necesitamos desperdiciar nuestra energía en alguien que no lo aprecie.


MIS PALABRAS EN …

DB

Este blog tiene como mero propósito expresar mi opinión sobre temas que son de mi interés, mismos que van desde la política, la ciencia, los deportes, las artes, la pareja, los sentimientos, hasta las cosas más superficiales como la moda, programas de TV y la astrología. En fin cualquier tema en donde me vea involucrada y que necesite una reflexión sobre el mismo. Trato esta ”necesidad” como algo imprescindible en la vida del ser humano, que siendo un ente social no podemos quedarnos aislados sino que forzosamente interactuamos, no importando las distancias, las soledades, los idiomas, las ideologías, las culturas, las fronteras, no importando si estamos en una isla desértica o en el país más pobre, todo gracias a Internet.

COMENTARIOS DE LECTORES

Cristian en ¿Cómo dejar de amar a la perso…
Fi en ¿Por qué no debe…
bethzorely rodriguez en Qué sucede cuando decim…
bethzorely rodriguez en Qué sucede cuando decim…
Lizbet La Rosa en Principios de atracción de She…

¿QUÉ ESTOY PENSANDO AHORA?

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 214 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: